"El buen funcionamiento de la escuela depende sobre todo de la calidad formativa, en la relación entre profesores y estudiantes. Los alumnos se sienten motivados para dar lo mejor de sí mismos, cuando los docentes les ayudan a percibir el significado de lo que deben estudiar, en referencia a su crecimiento y a la realidad que les rodea. Esto vale para todas las escuelas, públicas y privadas, de todos los grados".

Juan Pablo II [1]

9. 2- VIRTUD DE LA RESPONSABILIDAD

Breve Descripción de la virtud:

Es la capacidad de sentirse obligado a dar respuesta o a cumplir un trabajo sin presión externa alguna.[1]

La responsabilidad es un valor que se cotiza muy en alza. La mayoría de los padres consideran muy importante que sus hijos desarrollen una actitud responsable, ya que supone un reflejo de la madurez personal. Un hijo responsable es capaz de vivir su libertad, de comprometerse en su vida con la verdad y el bien en un proyecto propio, con todas sus consecuencias.[2]

Propuesta de trabajo sobre la virtud de la Responsabilidad desde las Actividades al Aire Libre

Por parte del equipo directivo en este aspecto hay que recalcar la importancia de rendir cuentas de lo actuado en las actividades. Retomando lo propuesto anteriormente se puede hacer un informe en el que se precise a los padres lo que se alcanzó y en qué proporción respondió a las expectativas previstas. No debe ser algo muy técnico, ni complejo pero sí concreto y es muy aconsejable darle un formato simpático adecuado a las características de la actividad. De esta manera avanzaremos hacia una valoración apropiada de las actividades al aire libre en el ámbito de la comunidad educativa.

A la luz de la virtud de la responsabilidad tenemos que tener en cuenta la organización de las actividades, sabiendo cuáles son las que implican mayores riesgos y que los mismos se potencian en la medida en que se incrementa la cantidad de alumnos. Aún cuando se mantenga la proporción de adultos por alumnos participantes. Son muy recomendables las organizaciones de actividades realizadas por curso preferibles en relación a aquellas en las que participan varios cursos a la vez o en algunas oportunidades se programan con todo el colegio al mismo tiempo. Uno de los aspectos más importantes para la defensa de las actividades al aire libre con grupos poco numerosos, es la seguridad de los participantes, la cual es de inversa proporción a la cantidad de participantes.

Como con todas las virtudes, hay que tener en cuenta que el deseo por estimular la responsabilidad no se debe convertir en una exacerbación de la misma, razón por la cual los momentos de reflexión deben apuntar a rectificar la intención de los actos y a saber manejar la compresión y la flexibilidad, teniendo como objetivo inmediato el de no alterar la buena convivencia del grupo y conservar el buen humor como marco permanente.

Una de las actividades “tradicionales de los campamentos” son las tareas rotativas, que consisten en actividades que se les encarga a un grupo por vez, en beneficio de todo el campamento. Y de ejecución simultánea es decir todos realizan las tareas asignadas al mismo momento. Por ejemplo, un grupo se encarga de servir o preparar la comida y limpiar el comedor; la cocina o determinado sector de uso común. Los van rotando durante todo el campamento de tal manera que todos los grupos tengan la oportunidad de pasar por la misma tarea a lo largo de la actividad. Los momentos de las tareas rotativas en las actividades al aire libre en general están bastante definidos y suelen ser aceptados con gran entusiasmo por los alumnos.

Es muy importante motivar a los alumnos para que en la realización de su tarea el grupo agregue “un pasito más”. Es decir, que además de “cumplir” la tarea que se les propone, sean capaces de poner su creatividad en un aspecto que mejore lo solicitado, comprometiendo así su libertad. Por ejemplo a demás de limpiar la zona del comedor, poner algún tipo de ornamentación, modificar la distribución de las mesas o desplegar alguna idea que sorprenda agradablemente al resto de los participantes en la actividad.

En relación a la responsabilidad individual y vinculada a la virtud del orden, se les puede exigir a los alumnos un buen control de sus pertenencias personales y el buen uso de las mismas. A demás de que en una actividad se pueden asignar roles de corta duración pero muy concretos, como puede ser estar al frente del grupo decidiendo el sendero a seguir durante una caminata por tramos. O ser el responsable de llevar el botiquín o estar a cargo de la recolección de datos en determinados momentos. De esta manera el alumno se siente responsable de una función de la cual depende todo el grupo.



[1] LLORENC CARRERAS y otros (1999) Cómo educar en valores 7° Edición, Madrid, Narcea S.A. de Ediciones Pag. 67

[2] ALCAZAR, Jose A. COROMINAS, Fernando (2001) Virtudes Humanas 2° Edición, Madrid Hacer Familia Pag. 204


BREVE RESUMEN DEL CAPITULO


EVALUACIÓN

¿En qué aspectos influye la responsabilidad al momento de organizar una actividad de aire libre?

Describe una actividad de campamento en la que estimularías precisamente esta virtud

¿Qué agregarías a este capítulo que no se haya expuesto o que quizás se debería profundizar?