"El buen funcionamiento de la escuela depende sobre todo de la calidad formativa, en la relación entre profesores y estudiantes. Los alumnos se sienten motivados para dar lo mejor de sí mismos, cuando los docentes les ayudan a percibir el significado de lo que deben estudiar, en referencia a su crecimiento y a la realidad que les rodea. Esto vale para todas las escuelas, públicas y privadas, de todos los grados".

Juan Pablo II [1]

12- CONCLUCIÓN

Las actividades al aire libre son un potente agente educativo, por su implicancia en la formación del alumno.

Esta afirmación se deduce de la experiencia vivida, en las cuales cada actividad se convierte en un poderoso estímulo que compromete no solo los aspectos físicos, sino que implica a toda la persona. Este es uno de los supuestos básicos que tiene que tener un estímulo para que imprima profundas huellas educativas.

El entorno natural y la informalidad, generan un campo propicio para una realidad efectiva, contextuada y no virtual. Y también una comunicación muy afectiva, ya que se comparten todas las bondades y dificultades reinantes.

A la intemperie “El Señor hace salir el sol, o llover sobre alumnos y profesores”, esto tiene mucha más importancia en el conocimiento de las personas, de lo que a simple vista podría apreciar la gente que no tiene experiencia en actividades al aire libre.

Como fue apuntado oportunamente, en el contexto social actual, en el que se está revalorizando cada vez con más una tendencia ecologista, podemos afirmar sin el menor temor a equivocarnos que el tema de las actividades al aire libre en los colegios se convertirá o ya es, un tema emergente en los programas educativos. Esto se palpa, con solo echar un vistazo a las propagandas en las páginas, Web y folletería de los mismos, en ellas no falta la promoción de este tipo de actividades, asignándoseles distintos nombres, pero siempre dentro de las características que se han desarrollado en nuestro trabajo.

Las actividades al aire libre están sujetas en su valor formativo, a la intencionalidad educativa aplicadas las mismas.

A modo de resumen vale la pena recordar aspectos que deben tener en cuenta:

  • Por un lado la potencia didáctica para impartir contenidos conceptuales y sobretodo procedimentales.
  • Pero sobre todo para la formación humana, tres dimensiones fundamentales para el hombre: conocerse a sí mismo, en cuanto a posibilidades reales en el medio que lo circunda y sorprendentes situaciones con las que se puede encontrar. Su dominio del entorno no solo en lo que respecta a técnicas de desenvolvimiento en el terreno, sino en cuanto la actitud con que se enfrenta a la adversidad y se disfruta de lo que la naturaleza nos prodiga. Y en último lugar la dimensión social en relación a sus compañeros de experiencia, que es aquilatada por las circunstancias generalmente poco convencionales,

Por lo tanto se considera que las instituciones educativas deben tomar una posición con respecto a la organización de las actividades al aire libre, ya que su implementación es evidente. Esta posición debe ser indelegable y tener una perspectiva que la contemple dentro de un proyecto integral educativo, ya que lejos de ser neutra en relación a la formación del alumno, se puede convertir en uno de los pilares formativo de los mismos, rescatándolos del sedentarismo y la realidad virtual, para enfrentarlos con realidades sociales y físicas concretas, que marcarán su carácter.

BREVE SUMEN DEL CAPITULO






EVALUACIÓN

¿En que medida consideras que las actividades al aire libre pueden favorecer las relaciones entre profesores y alumnos, de acuerdo a tu criterio?

Consideras que pueden generar un peligroso “desgaste de autoridad” ¿Por qué?

¿Qué agregarías a este capítulo que no se haya expuesto o que quizás se debería profundizar?